¿Porqué la grasa genera más energía que la glucosa?

#LifeFuelBioHack es un producto que induce a estado de cetosis de una forma acelerada y eficiente.

Es un tipo de ácido graso que se encuentra de manera natural en el aceite de coco (5% de ácido caprílico (C8:0), 15% de ácido cáprico (C10:0) y de un 56% de ácido láurico (C12:0)) pero en pequeñas cantidades, por lo que lo hemos concentrado solamente a ácido caprílico. De esta manera hemos obtenido una fórmula más pura y que brinda energía de manera más rápida. 

¿Cómo lo logra? 

El ácido caprílico también conocido por ácido octanoico, está compuesto por ocho carbonos, es un ácido de cadena media (AGCM) son hidrolizados por las lipasas gástrica, lingual e intestinal y rápidamente absorbidos. 

La masa molar -masa por unidad de cantidad de sustancia- es lo suficientemente pequeña para que sean hidrosolubles, por lo que se requieren menos sales biliares para su digestión, no se re sintetizan en el enterocito -células epiteliales del intestino- y son transportados por la vena porta. 

Pueden ingresar en las células de la mucosa intestinal en forma de diglicéridos y monoglicéridos, los cuales son hidrolizados por la lipasa de la mucosa a AGCM (Ácidos Grasos de Cadena Media) y glicerol, los AGCM libres son unidos a albúmina y transportados vía porta al hígado. En virtud de que la velocidad de flujo sanguíneo portal es casi 250 veces mayor que el flujo de la linfa, los AGCM son absorbidos con rapidez y es probable que no sean afectados por factores intestinales que inhiban la absorción de grasa. 

Los AGCM no utilizados con fines energéticos por el propio enterocito son absorbidos y transportados por la vena porta al hígado. Después de su absorción y transporte al hígado, los AGCM son sometidos preferentemente a β-oxidación, la cual tiene lugar preferentemente en las mitocondrias hepáticas, dado que el transporte intramitocondrial de los AGCM no requiere carnitil-acil transferasa, por lo que niveles bajos de esta transferasa no son limitantes en su metabolismo, mientras que en los peroxisomas los AGCM prácticamente no se oxidan. 

Consecuentemente, los AGCM son oxidados en mayor cuantía que los ácidos grasos de cadena larga (AGCL), y una buena parte del acetil-CoA producido durante la oxidación de los AGCM se dirige hacia la formación de cuerpos cetónicos. 

En el adipocito blanco, los AGCM están virtualmente ausentes y son únicamente detectables después de la suplementación dietética, siendo muy ineficiente la incorporación del ácido caprílico (C8:0). Se ha encontrado que después de un tratamiento durante tres meses con una dieta rica en AGCM, únicamente el 9% del total de estos ácidos grasos se habían incorporado en diferentes zonas del tejido adiposo.

La secreción de insulina en páncreas es menor en respuesta a estos tipos de AGCM que a AGCL. 

Por otro lado, la oxidación de AGCL es menor cuando la dieta es rica en hidratos de carbono. Sin embargo, una carga de glucosa disminuye la oxidación del ácido oleico pero no la del ácido octanoico por ejemplo. Esto implica interacción entre el metabolismo de la glucosa y el tipo de grasa en virtud de mecanismos relacionados con la entrada de AGCL en la mitocondria pero no la de AGCM. Los AGCM pueden intervenir en el control del peso corporal a través de tres mecanismos principales: estimular la β-oxidación, disminuir la lipogénesis(creación de la grasa de reserva) en tejido adiposo y favorecer la formación de cuerpos cetónicos. 

Una ingesta de 45-100 g de AGCM produce un incremento en la concentración de cuerpos cetónicos de 700 mmol/L, es decir de dos a cuatro veces mayor que la que inducen los AGCL.

El ATP (adenosiltrifosfato) es la sustancia que nuestro organismo utiliza como fuente de energía, y es obtenida de diferentes fuentes: proteínas, carbohidratos entre otros. Los carbohidratos se degradan en glucosa por el ciclo de glucólisis y nos aportan 36 Moléculas de ATP. Si se revierte el proceso metabólico y se emplean las grasas, se generarán cuerpos cetónicos (por la vía B-oxidación) y los niveles energéticos serán mayores, un 25% más aproximadamente. Los B-hidroxibutiratos aportan 32 ATP y los Acetoacetatos 29 ATP.

Además, se ha demostrado que los AGCM posee una función antifúngico que mata las células del hongo cándida, así como la restauración de la acidez del estómago a sus niveles normales. 

Al igual que otros antifúngicos, el ácido caprílico actúa interfiriendo con la pared celular de la levadura de cándida. Por lo que se puede decir que el Life Fuel es una fuente rápida de energía por su vertiginosa absorción, no son almacenados en adipocitos u otros tejidos, aumentan la saciedad, disminuyen el peso y grasa corporal. 

En conclusión, esta fórmula supone la mejor vía para llegar a una dieta cetogénica y mantener los niveles de energía física y mental elevados